Las políticas de recursos humanos se apoyan cada vez más en las técnicas de marketing para captar talento. Te contamos las últimas tendencias para dinamizar tu employer branding.

Hace nada dedicamos un extenso artículo a las claves para entender e implementar estrategias de employer branding. Uno de los elementos más importantes era la alineación de los enfoques del departamento de recursos humanos y el de marketing. También la utilización del inbound recruiting para captar el interés de nuestros candidatos y cultivar una employer brand actractiva. Las técnicas son muy diversas, tantas como puede tener la imagen corporativa general. Sin embargo, hay una serie de tendencias emergentes en 2018 que son de gran interés si quieres llevar tu employer brand al próximo nivel. Aquí te desglosamos algunas:

  1. Creatividad

Los anuncios en páginas de ofertas de empleo empiezan a ser cosa del pasado a la hora de captar talento. Una reciente encuesta mostraba que el 86% de los profesionales de RRHH considera que su labor de captación de talentos está cada vez más emparentada con el marketing. Si en la era digital el marketing ha vivido una verdadera revolución, tanto a efectos de canales como de utilización de contenidos y la apuesta por el inbound marketing, tu employer branding no puede quedarse atrás. Es el momento de buscar nuevas fórmulas como el storytelling. ¿O por qué no invitar a los mejores talentos de tu compañía a participar en un blog semanal con un análisis del sector o las últimas novedades?

También es hora de ampliar los canales de comunicación, especialmente si te diriges a estudiantes o recién licenciados. Olvida Facebook y empieza a pensar en términos audiovisuales. En ese sentido, Instagram y sus contenidos en vídeo pueden ser una opción de especial interés.

Entender que, aparte de sus cometidos laborales, el personal de una empresa también destaca por sus aficiones e intereses personales y que eso es un elemento diferenciador. Pongamos el caso de una empresa de ingeniería. En ella, diversos miembros de su personal comparten proyectos de programación de drones o de sistemas de automatización en su tiempo libre. Capitalizar y potenciar eso, ya sea dotándolo de recursos o reflejándolo en las redes sociales de la compañía   puede ser un poderoso reclamo. Al final, la idea es que tus candidatos sientan el deseo de tener unos compañeros que les motiven con su pasión por hacer nuevas cosas y no encerrarse en la rutina.

  1. Autenticidad

Si crees que un sofisticado vídeo corporativo va a dejar hipnotizados a tus futuros candidatos, prepárate para una decepción. Si alguien quiere saber de tu empresa y de tu filosofía corporativa, no se fijará en unos folletos con unos diseños de primer nivel. Pesarán más las críticas en portales como Glassdoor y las opiniones de personas de carne y hueso. Apuesta por un enfoque con los pies en la tierra, con testimonios reales de tu personal y con una comunicación que refleje la cultura corporativa en el día a día. A modo de ejemplo, puedes utilizar piezas audiovisuales cortas en formato documental, con entrevistas a empleados en un tono desenfadado. En general, olvida los bancos de fotos. Esas imágenes genéricas no le van a hacer ningún favor a tu estrategia de employer branding. Un fotógrafo que capte momentos informales y cotidianos en tus instalaciones puede ser un gran activo.

  1. Personalización

El mercado laboral se está fragmentando cada vez más y la figura del freelance o el colaborador externo va cobrando más fuerza. Se trata de perfiles muy distintos, con una gran riqueza de intereses. Tendrás que empezar a diversificar y personalizar tu oferta para la búsqueda de candidatos concretos. También tendrás que empezar a pensar en nuevos reclamos y dar a tus candidatos la posibilidad de conocer diversas áreas de la empresa para enriquecerse profesionalmente.

  1. Gamificación

La entrevista de trabajo tradicional es un formato que empieza a dar muestras de agotamiento. Competiciones, concursos, resolución de desafíos o incentivos para que tu personal comparta contenidos en sus redes sociales son algunas de las opciones que puedes explorar.

  1. Conversión

Seguro que ya tienes más que interiorizada la necesidad de hacer un seguimiento de tus clientes potenciales a lo largo del funnel de ventas, con el objetivo último de la conversión. Pues bien, es hora de aplicar esos principios a tu employer branding. El resultado no será un cliente, sino la captación del talento. Es preciso trazar estrategias de marketing en internet que abarquen desde los contenidos más generales para despertar interés, ya sea planes de carrera, información de utilidad o estadísticas propias. pero también ir estrechando el funnel y llegar a la fase de entrevistas. En ese sentido, es vital la capacidad de análisis de los datos resultantes para mejorar el enfoque. ¿Quiénes llegan a tu blog en las primeras fases? ¿Cuáles se suscriben a tu newsletter y te siguen en redes sociales? ¿Es el perfil que buscas?

Lo más importante es tu capacidad de transmitir una imagen real y cercana de lo que haces y de los motivos para que alguien quiera trabajar contigo. Y, a veces, eso significa sacudirse rigideces corporativas.

Si quieres recibir más contenidos como estos, no tienes más que suscribirte a nuestra newsletter.