Entender las fortalezas de cada formato, desde un blog hasta una pieza de branded content, es crucial para trazar una estrategia de contenidos convincente.

Si puede ser complicado lograr un click, atraer, enganchar y mantener a nuestros clientes hasta completar el proceso de conversión a través del buyer’s journey lo es aún más, y requiere una estrategia de marketing de contenidos sólida y con gran riqueza de materiales. Los contenidos eficaces son aquellos que realmente cumplen con el objetivo de comunicación para el que fueron creados, desde conseguir una primera entrada en una web, hasta invitar al usuario a volver, ser compartidos espontáneamente en redes sociales, como es el caso de los contenidos virales, mejorar el posicionamiento de nuestra web, conseguir un lead o registro o avanzar un paso más en el viaje de compra del usuario.

Aristóteles ya postuló que todo cuerpo está compuesto de dos principios esenciales: la materia y la forma. En nuestros contenidos, la eficacia vendrá marcada por la materia (qué contamos), sí, pero también por la forma (el formato). Encontrar el formato adecuado para cada contenido que queramos transmitir es la clave de una comunicación exitosa.

Formatos óptimos para el marketing de contenidos

En la actualidad existen infinidad de formatos que utilizar, que van desde los contenidos de texto como pueden ser los blogs o landing pages hasta los sonoros y audiovisuales, caso de los podcasts o vídeos. A continuación, te ofrecemos una selección de los más habituales para que elijas los más apropiados en el marco de tu estrategia.

  1. Blogs

Es inevitable comenzar por la médula espinal de una estrategia de contenidos. Para hacerse una idea de su importancia, basta con saber la cifra de blogs en Tumblr, que a principios de 2018 rozaba ya los cuatrocientos millones. Se trata de una de las principales maneras de mejorar el posicionamiento de nuestra web y, a la vez, ofrecer contenidos de interés a los usuarios y suscriptores por medio de newsletters.

En la actualidad, una de las estrategias más eficaces de posicionamiento pasa por desarrollar los posts en torno a topic clusters, es decir, conjuntos de posts concretos vinculados a un contenido pilar más general.

Tip: Si tienes algún post especialmente exitoso, acuérdate de actualizarlo de vez en cuando para mantener su vigencia en los motores de búsqueda.

  1. E-books

Suelen ser los materiales con que ofrecemos mayor valor añadido a los usuarios, ya que permiten profundizar en temas abordados en el blog. Los e-books, a ser posible con diversos niveles de complejidad en función de la fase del funnel de compra en la que nos encontramos, ofrecen múltiples ventajas, pero sobre todo constituyen la manera más eficaz de reforzar la credibilidad de nuestro negocio y nuestra imagen de marca.

La extensión de un e-book es muy variable, aunque algo entre 30 y 60 páginas puede ser un buen punto de partida. No hace falta que sea contenido exclusivamente nuevo, ya que puedes empezar por sintetizar y plasmar visualmente una serie de posts de tu blog o bien utilizar materiales internos (guías, manuales de estilo, etc.).

Tip: Puedes dividir tu e-book en una serie para fidelizar tus leads por medio de varias entregas sobre un tema en concreto.

  1. Infografías

Se trata de uno de los pilares de una estrategia de visual thinking. Las infografías, ya sea por sí solas o como complemento de un post o un blog, son de gran atractivo para el usuario. Por un lado, permiten comprender temas complejos de un rápido vistazo. Además, contribuyen a dar frescura y color a tu estrategia de contenidos. Podemos utilizarlas para:

  • Explicar procesos
  • Representar líneas de tiempo
  • Recopilar estadísticas
  • Hacer comparativas entre sistemas/métodos/servicios

Tip: Utiliza datos de cosecha propia, ya sea acerca de tu perfil de usuarios o tus estadísticas internas, para ofrecer infografías únicas y con valor añadido.

  1. Vídeos

En la era de YouTube sería impensable una estrategia de contenidos sin el apoyo de vídeos. Puede tratarse de infografías animadas o de vídeos con grabaciones de entrevistas o eventos, pero se mire por donde se mire son una formidable herramienta de storytelling. El coste de los vídeos está bajando considerablemente gracias a las bibliotecas de animaciones y otras fórmulas, pero siempre puedes recurrir a la mínima expresión de un vídeo: una animación GIF, para darle un poco de vida a tus contenidos.

Tip: Aprovecha la creación de un vídeo para desarrollar versiones cortas para optimizar la inversión.

  1. Casos de estudio

Este tipo de contenidos está muy vinculado a determinados sectores, por lo que no siempre es extrapolable. Sin embargo, cuando son viables, se trata de una herramienta de marketing de contenidos especialmente valiosa. Supongamos que has desarrollado una solución de software en colaboración con un partner para reducir el tiempo de espera entre una llamada de emergencia y la atención al usuario. Tras plantear el reto, puedes abordar la solución con una suma de ejemplos prácticos. Por ejemplo, Samsung hizo algo parecido cuando implantó ordenadores sin CPU en una escuela, recurriendo a la Nube. Esta estrategia te dará importantes réditos en términos de credibilidad.

Tip: Procura incluir infografías para que no te quede demasiado árido.

  1. Testimonios de clientes

Vivimos en la era de la review. Aunque se trate de un género venerable, los testimonios de clientes no han perdido un ápice de su vigencia. Además, se trata de un contenido generado de forma relativamente espontánea, ya que tu única labor se limitará a recopilar los testimonios de tus usuarios (esperemos) satisfechos. Es importante que procedan de usuarios claramente reconocibles, a ser posible con fotografías, y pertenecientes a empresas potentes (en caso de que tengas un negocio B2B).

Tip: Procura optar por testimonios que aborden ventajas concretas, más que una simple loa genérica. En lugar de “ACME cambió mi vida”, “La herramienta de captura de correcaminos de ACME me permitió ahorra mucho tiempo en mis tareas diarias. Fdo. El coyote”.

  1. Memes

Ya lo mencionamos en nuestro artículo sobre visual thinking, pero aprovechar los memes, ya sea adaptando uno existente o creando uno de tu propia cosecha, puede suponer un impulso considerable para tu estrategia. El meme, esa imagen reconocible acompañada de un texto breve, es uno de los pilares para una política de redes sociales eficaz.

  1. Quiz

Pasarán las décadas y las modas, pero la sección de crucigramas de la prensa se resiste a morir. Y la razón es sencilla: nos encanta resolver tests y descubrir el resultado. Basta con echar un vistazo a Facebook para comprobar que el formato quiz sigue causando sensación. Uno de los más clásicos sería, por ejemplo, el formato “Descubre la clase de …….. que eres”.

Tip: Relaciona el resultado de tu quiz con un componente concreto de tus contenidos. Por ejemplo, si se demuestra que el usuario carece de conocimiento de marketing digital, ofrece una guía de iniciación. Si ya es un veterano, opta por darle la oportunidad de descargar un e-book especializado.

Suscríbete a nuestra newsletter si quieres recibir una vez al mes contenidos de este tipo.