Te explicamos la filosofía mobile first y la forma en que puedes adaptarte a los nuevos algoritmos de indexación de Google.

Hace apenas un mes Google envió las primeras notificaciones de indexación mobile first a los webmasters a través de Google Search Console. ¿Qué significa eso? Es fundamentalmente oficializar el inicio del experimento con el que, en 2016, el gigante de Silicon Valley se propuso empezar a dar prioridad a las webs habilitadas para la navegación móvil. Ahora el buscador obtendrá sus snippets a partir de la versión móvil de los contenidos y, en general, comenzará a indexar basándose en ella.

Esto no significa que haya un índice específico para ordenadores de sobremesa y otro para móviles, sino uno solo que estará basado en cómo procesa un smartphone tus contenidos web. Si todavía no la tienes optimizada en ese sentido, es hora de que vayas planteándotelo seriamente. Porque la realidad es que la mayoría de los usuarios que hacen búsquedas por Google actualmente recurren a sus móviles para ello. Y no es ninguna novedad: lleva siendo la norma desde el año 2015. Aquí tienes algunos datos bastante elocuentes.

¿Cómo mejoro la indexación móvil de mi web?

La filosofía mobile first tiene varios aspectos. El más obvio es que la navegación de tu versión móvil sea intuitiva y limpia. Pero, yendo a lo concreto, hay varias cosas que debes vigilar.

Contenidos paralelos

Asegúrate de que todos los contenidos accesibles en tu versión de sobremesa también lo estén en la versión móvil. Aunque la forma en que se visualicen varíe y esté adaptada a una pantalla más pequeña, debes conservar los mismos enlaces e idéntico site map. Lo mismo sucede con las imágenes y los vídeos. Por supuesto, si tienes vídeos embebidos asegúrate de que se reproduzcan en horizontal y en vertical.

Lenguaje de marcado (markup)

En la misma línea que el punto anterior, comprueba que toda la estructura del lenguaje de marcado sea idéntica. Nos referimos a los títulos de páginas, descripciones de contenidos e información de contacto entre otros elementos. Puedes comprobar los datos estructurados aquí. Luego tendrás que comparar las diferencias entre los datos estructurados de la versión móvil y la de sobremesa. Por ejemplo, con Diffchecker.

Google Search Console

Otra comprobación importante es que tu versión móvil esté integrada en Google Search Console. Puedes encontrar las instrucciones del proceso en la propia página de Google.

Enlaces hreflang

Si tu web ofrece la posibilidad de navegar con contenidos distintos en función de la región o el idioma, asegúrate de que las URLs móviles remitan a la versión móvil de esa región o idioma.

La velocidad es la reina

Muchos móviles tienen conexiones menos veloces que sus equivalentes de sobremesa. Cada segundo de más que tarda en cargarse tu página implica un aumento exponencial en las posibilidades de rebote. Nunca es mal momento para asegurarte de que las imágenes tengan una buena tasa de compresión. Si quieres saber cómo se comporta exactamente tu página en un móvil, te recomendamos la herramienta Test My Site de Google. Estas son algunas de las cosas que puedes revisar:

    1. Reducir la cantidad de redireccionamientos.
    2. Utilizar herramientas de compresión como gzip para reducir el tamaño de los ficheros.
    3. Reducir el contenido en formato flash. Bueno, eso seguro que ya lo sabías.
    4. Prioriza la carga de contenidos above-the-fold, es decir los contenidos visibles en la pantalla antes de hacer scroll.
    5. Colocar los JS en la parte inferior de los archivos HTML y los CSS en la superior.

Puedes comprobar que la velocidad de navegación de tu web es óptima utilizando la herramienta Page Insights de Google, con la que podrás ver cómo se comporta en diversos dispositivos.

Herramientas de comprobación mobile-friendly

Por último, si quieres saber si tienes los deberes hechos, en términos más generales Google ofrece una poderosa herramienta de usabilidad móvil que te generará un completo informe acerca de los posibles errores que estés cometiendo. Entre ellos, están problemas como la necesidad de hacer scroll para ver imágenes o palabras, fuentes demasiado pequeñas o fallos en el aspecto táctil (botones o enlaces demasiado cerca entre sí que dificultan la navegación).

Conclusión

En general, estamos ante un verdadero cambio de paradigma. Si ahora mismo estás pensando en rediseñar tu página, es un buen momento para abrazar la filosofía mobile first con todas sus consecuencias. Es decir, partir de la experiencia móvil y luego adaptarla a la navegación en ordenadores de sobremesa. Tus usuarios te lo agradecerán, y tu SEO también.

Si te interesan las herramientas del marketing digital y las posibilidades que ofrece, suscríbete a nuestra newsletter y te iremos contando.