Scrum es una de las llamadas metodologías ágiles más conocidas y usadas. La principal característica de esta metodología es que pretende obtener prototipos cuanto antes adaptándose a los cambios en los requisitos del producto.

Estos son los principales fundamentos del Scrum en pocas palabras:

El vocabulario …

– Backlog: lista de requerimientos completos para el desarrollo del producto.

– Sprint: subconjunto de requerimientos extraídos del backlog y que serán realizadas en períodos de entre 1 y 4 semanas de trabajo, de manera que se pueda obtener el producto mínimo viable.

– Product Owner: es el responsable del proyecto. Habla en nombre del cliente, y asegura que el equipo cumpla las expectativas.

– Scrum Master: lidera las reuniones, ayuda al equipo y minimiza los obstáculos para cumplir con las tareas del Sprint.

– Scrum Team: es un grupo formado por el product owner, el scrum master y los desarrolladores del producto. Son los encargados de desarrollar las tareas incluidas en el backlog.

– Cliente: recibe el producto resultante e influye en el proceso aportando ideas, comentarios e incluso cambios con respecto al desarrollo.

El proceso …

  1. Crear el backlog de tareas y priorizarlas: las tareas deben estar identificadas por esfuerzos de forma que tengan costes semejantes, y ninguna deberá sobrepasar las 16 horas. Así, las tareas serán suficientemente pequeñas como para poder hacer un seguimiento diario de cada una y, de ese modo, detectar retrasos o problemas que puedan interferir en el cumplimiento del Sprint.
  2. Dividir esas tareas en sprints de duración de entre 15-30 días. Al finalizar un sprint se deben entregar como terminados los “productos” resultantes de dicho sprint. Entendiendo por terminado algo debidamente probado (aunque sea limitado en sus funcionalidades) y que, a su vez, pueda ser probado por el cliente.La razón de limitar la duración máxima de un Sprint a un mes es que así se minimizan los riesgos, se controlan mejor las posibles desviaciones y se pueden corregir sin provocar un gran impacto sobre la totalidad del proyecto. En cada sprint se reservará un porcentaje de horas para posibles correcciones de uno anterior o, incluso, para minimizar el impacto de posibles malas estimaciones de esfuerzo.
  1. Reuniones de scrum diarias: reunión de seguimiento diarias de una duración máxima de 15 minutos. Las reuniones de Scrum pretenden que los miembros del equipo proporcionen actualizaciones sobre su trabajo, comentando qué se realizó el día anterior, qué obstáculos se han encontrado y qué piensan hacer hoy. Los temas tratados tienen que ser generalistas y sin entrar al detalle. Si en algún caso fuera necesario profundizar en algún tema, el Scrum Master calendarizará una sesión adicional.
  2. Sprint review: al finalizar cada sprint debe haber una reunión de revisión para compartir cómo se han desarrollado las tareas y qué problemas han aparecido durante dicho sprint. Además, en dicha reunión deberá aparecer un entregable claro y tangible para el cliente.
  3. Sprint retrospective: revisión de los objetivos cumplidos del Sprint terminado. Se aprende de lo acontecido para no volver a repetir los errores. Esta etapa sirve para implementar mejoras en los procesos.

Como habéis podido comprobar en esta breve introducción a Scrum, es un sistema que pretende mejorar la eficacia de los resultados minimizando al máximo los riesgos y gestionando las expectativas del cliente. Este pasa a ser un integrante más del proceso y por tanto, puede ver en todo momento el estado de su proyecto y, a su vez, gestionar internamente las expectativas en su propia empresa. Además, el propio cliente puede planificar junto con el Scrum Team las desviaciones y cambios que puedan darse dentro de la ejecución del proyecto, eso sí, siempre al finalizar cada sprint :).

¿Estás interesado en este tema? ¿Quieres que te ayudemos con tu proyecto? Ponte en contacto con nosotros.