” width=”300″ height=”183″ />

[/caption] 

 

 

 

 

 

Lleva al lector de la mano hacia donde quieres

No basta con lograr la atención del lector. Esa no es más que la primera parte del trayecto. Has conseguido tu cita y has quedado en un restaurante, pero ahora tienes que divertir y seducir para finalmente invitar a la “acción”. En este caso puedes recurrir a la conocida técnica AIDA (Atención / Interés / Deseo/ Acción). Es decir, en términos de buscador y contenidos, la atención consistiría en atraer ese primer clic.

Luego es preciso mantener el interés por medio de una lectura en la que haya un sentido de progresión. Puede ser una enumeración o puede tratarse de la resolución de un problema inicial (alguien mete el móvil en la lavadora por accidente, por ejemplo). Otra técnica consiste en buscar los puntos de conexión con tu lector objetivo (lo que nos lleva al primer punto de este artículo) por medio de la empatía o la emoción.

El deseo es la cristalización de ese interés inicial. No siempre se trata de convertir un clic en una compra, sino que a veces consiste en ampliar información o familiarizarse con las posibilidades existentes para resolver un problema. Lo importante es que el lector tenga en todo momento la sensación de que le estás ofreciendo un contenido de utilidad y no un simple gancho. Porque la cosa va de robots de búsqueda, pero también de lectores humanos.

Por último, llegaríamos a la acción. Por ejemplo, en este artículo ahora invitaríamos a la acción por medio de un formulario en el que te pongas en contacto con nosotros para ayudarte a diseñar un marketing de contenidos eficaz:

[activecampaign form=18]